Inglés Francés
   DESCUBRE ARAGÓN
  ¿Dónde ir y qué ver?
        Localidades
        Espacios Naturales
        Patrimonio
        Ocio y Cultura
   ¿Qué hacer?
   ¿Dónde comer?
   ¿Dónde dormir?
   ¿Cómo llegar?
 
   CONOCE ARAGÓN
    Historia
    Leyendas
    Aragoneses ilustres
    Geografía
    Economía
    Reportajes
    Tierra de ...
    De Interés Turístico
 
   PRODUCTOS DE ARAGÓN
    Denominación de Origén
    C de Calidad
    Artesanía
 
 
 
 
Rutas   |   Visitas Virtuales   |   Galería Fotográfica    |     Buscador Geográfico   
Buscar: en: Búsqueda avanzada
 

Propuestas para:
El Ebro y sus riberas (Ribera Alta y Ribera Baja) | 1 día | Naturaleza
Los miradores del Ebro
 
Volver  Imprimir

Las comarcas del río Ebro, la Ribera Alta y la Ribera Baja, guardan parajes encantadores en los que la naturaleza sale a nuestro encuentro mostrando su belleza. Buen ejemplo de ello es la ruta que nos llevará de Escatrón a Pina de Ebro (o al contrario), a través de diferentes miradores sobre el Ebro. Éstos, colocados estratégicamente, proporcionan unas panorámicas espectaculares de los ricos parajes de la comarca. Encontraremos algún merendero, ermitas y mesas de interpretación que nos informarán de las particularidades del paisaje.

Partimos, pues, del casco urbano de Escatrón, en concreto, de la iglesia de la Asunción. Allí encontraremos una señalización del mirador del Tozal. Una vez en lo alto, lo primero que nos llama la atención es el Monasterio de Rueda, entre la arboleda y el río que forma playas de grava y un remanso con un embarcadero. También la ermita y los montes, al fondo; y la figura de la central térmica entre huertas abandonadas.

De camino a Sástago hallamos el siguiente mirador, el "de los meandros", a la altura del desvío a la carretera de Bujaraloz. Desde esta atalaya natural observamos el serpenteante río, flanqueado en su camino por bosques ribereños y diversas poblaciones, Sástago, y a lo lejos, Alborge y La Zaida. Además de ser un buen lugar de observación, cuenta con un merendero que nos invita a tomar el almuerzo. Desde allí, contemplamos el casco urbano de La Zaida, adaptándose al trazado de la carretera. No podemos ver desde aquí el río, pero la línea de árboles nos revela su situación. Al fondo, los cerros de los que se extrae alabastro y en medio, las huertas, el pueblo, los campos de secano, un conjunto de pinos de repoblación y, a nuestros pies, el área esteparia.

Regresando por el mismo camino, tomaremos dirección a Alborge, atravesando el río. Pasada esta población encontramos el mirador de las Tres Aguas. El caserío de Cinco Olivas, los cortados rojos, las arboledas y las huertas caracterizan este paisaje. En Alforque se encuentra un mirador no señalado, el de la Barca, que podemos visitar si nos dirigimos hasta la iglesia parroquial.

Otro templo preside el mirador de San Nicolás, en Velilla de Ebro. Se trata de la ermita que da nombre al balcón natural, al que se asciende por unas escaleras junto a la iglesia. Desde este mirador, la panorámica del casco urbano es excelente, destacando la torre de la iglesia sobre el resto de las edificaciones. Detrás, las huertas, la línea arbórea que sigue el recorrido del Ebro y los cerros rojos con las marcas de la extracción de alabastro cortando sus perfiles.

La extensa llanura, lisa y serena, es lo que observaremos desde la ermita y el mirador de Matamala, poco después de superar Gelsa; mientras que desde el mirador del Piquete se contempla el casco urbano de Quinto, rodeado de huertas, con el Ebro en sus proximidades. A este mirador se accede por un desvío que hallaremos en la N-232, a su paso por la capital de la comarca.

Para finalizar el recorrido por los miradores del Ebro visitaremos uno no señalizado. Llegaremos a él, tomando el camino que parte de la carretera A-1107, a la altura de los puntos kilométricos 0,8 y 1, junto a dos transformadores eléctricos y un puente sobre una acequia, a unos tres kilómetros de Pina de Ebro. El segundo camino que asciende a nuestra derecha, nos dejará finalmente en el mirador de San Gregorio. Las vistas merecen la pena, pues desde allí podremos observar los contrastes que ofrecen los tonos grises de las estepas y verdes de las huertas, los árboles que acompañan el paso del Ebro...

Un agradable recorrido, remontando el curso del Ebro, perfecto para conocer la diversidad de paisajes que nos ofrece la Comarca de la Ribera Baja.


SERVICIOS

Configurar otra Ruta
 



Una iniciativa de Caja Inmaculada gestionada por CAI Obra Social

Derechos de autor

Mapa Web
Mapa Web